Categorias:

Ley antidiscriminatoria, ¿antesala de una persecución judicial contra quienes enseñan la ley natural y dan testimonio de la verdad?

Tag`s: personal, antidiscriminatoria, antesala, persecución, judicial, contra, quienes, enseñan, natural, testimonio, verdad
Ley antidiscriminatoria, ¿antesala de una persecución judicial contra quienes enseñan la ley natural y dan testimonio de la verdad?
Detalles para: PHO
Rango: Mystic 
Nivel: 182647 
Fecha: 2015-06-17
Autor: PHO
Aumentar + | Disminuir - | Ampliar Imagen
El 10 de junio ppdo. el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires publicó el texto de la ley antidiscriminatoria, que fuera votada por unanimidad en la Legislatura porteña, en virtud de lo cual ha quedado promulgada y en vigencia.

El peligro de la persecución judicial contra quienes den testimonio de la verdad
Tal como advirtiéramos desde Para Hacerse Oír-Hablemos Claro -con ocasión del mensaje dirigido al Cardenal Mario Poli de la ciudad de Buenos Aires pidiéndole solicitara al Jefe de Gobierno Mauricio Macri vetara dicha ley-
queda así despejado el camino para que se desate una persecución judicial por parte de los organismos de la Administración Pública Nacional y local hasta contra quienes, en cumplimiento de la obligación de “dar testimonio de la verdad” (Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, apartado 2471) transmitan, por ejemplo, lo que enseña la Iglesia, con fundamento en las Sagradas Escrituras, sobre las uniones entre personas del mismo sexo.
Uniones a las que la Iglesia califica como actos -“intrínsecamente desordenados” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Decl. Persona humana, 8) “contrarios a la ley natural”, que “no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual” y por tanto “no pueden recibir aprobación en ningún caso” (Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, apartado 2357).

Como también contra quienes, por ejemplo, difundan la crítica hecha por el Papa Francisco a la contradicción de la ideología de género con el plan de Dios, mencionando que la diferencia entre hombre y mujer está en orden a la complementariedad en el matrimonio. (Cfr. Audiencia General, Miércoles 15 de abril de 2015).

Un ejemplo: un cartel a favor de la familia en un colegio católico acusado de “homofóbico”
El sistema de persecución penal sobre el que advertimos no constituye una mera hipótesis.

La mencionada ley antidiscriminatoria no solo lo fundamenta sino que lo sucedido a fines de abril pasado (ya antes de la aprobación de la ley), a propósito de un cartel a favor de la familia colocado en la galería del colegio porteño San José de Calasanz (barrio de Caballito) y que ilustra este articulo, constituye un indicio muy claro del rumbo que las cosas pueden tomar.

“Cartel homofóbico y discriminatorio”, lo calificó María Rachid, legisladora de la Ciudad de Buenos Aires por el Frente Para la Victoria y secretaria general de la Mesa Nacional por la Igualdad, simplemente porque debajo de la foto de un esposo y su esposa con un bebé en brazos se destacaba la frase

“Apostemos por lo que es natural. Un hombre y una mujer transmiten la vida. Hay cosas que no pueden cambiar”.

En su cuenta de twiter la legisladora explicó que dicho cartel constituía un ejemplo de “escuela de la discriminación” que se opone al principio de igualdad y no discriminación, a la ley nacional, a la de matrimonio igualitario y a la de educación sexual integral, motivo por el cual con la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans y la Mesa van a estudiar si inician una acción judicial o una demanda por daños y perjuicios” (Cfr. Infojus Noticias.)

Indemnizaciones, sanciones y disculpas públicas, algunas de las sanciones previstas por la ley antidiscriminatoria
Particularmente grave, además, es que, conforme la nueva ley, la sentencia condenatoria podrá incluir, si se ha visto afectado un “grupo vulnerado”, además de las indemnizaciones o sanciones que correspondan, la obligación de realizar:

a) Campañas públicas de sensibilización y concientización sobre los efectos negativos de la discriminación,
b) Programas internos de capacitación e información sobre los derechos humanos y el derecho a la igualdad y la no discriminación,
c) Implementación de medidas internas de acción positiva a favor del grupo discriminado.
d) Pedido y difusión de disculpas públicas al grupo discriminado.


Sanciones que, tal como dejáramos constancia en el mensaje dirigido al Cardenal Poli, podrán ser aplicadas no solo a docentes y padres de familia sino a
sacerdotes, Obispos y Cardenales que, al enseñar o predicar las enseñanzas contenidas en el Catecismo de la Iglesia sobre la institución de la familia, en iglesias, seminarios y escuelas, por ejemplo, contradigan, en algunos aspectos, los contenidos de la ley 26.618 del Matrimonio Igualitario.
En nuestro ordenamiento jurídico está protegida la publicación de ideas
Es oportuno recordar que en la Argentina -en sentido opuesto a esta ley supuestamente antidiscriminatoria- tratándose de gustos y opiniones, la publicación de ideas -como las reflejadas en el cartel del Colegio Calasanz de Caballito sobre la familia-
está protegida por el art. 14 de la Constitución Nacional, los arts. 18 y 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y los, arts. 12 y 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica), el art. 16 de la Convención Americana sobre los Derechos del Niño y el art. 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos).
Dios ilumine y fortalezca a los defensores de los preceptos de la ley natural
Desde Para Hacerse Oír-Hablemos Claro elevamos una plegaria a Dios, por medio de la Virgen de Luján nuestra Reina y Patrona, rogándole
ilumine a los defensores de la familia y del matrimonio -que en todos los campos, pero especialmente en el educativo, tienen la sagrada misión de enseñar la verdad y solo la verdad- para enfrentar esta situación con serenidad, fortaleza y fidelidad a los principios inmutables de la ley natural y revelada.
Principios de la ley natural que, como enseña la Iglesia, es necesario insistir,
“permanece a través de las variaciones de la historia”, cuyas “normas que la expresan permanecen substancialmente valederas” y que “incluso cuando se llega a renegar de sus principios, no se la puede destruir ni arrancar del corazón del hombre” (40 Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1958).[


Otras publicaciones de este usuario: