Categorias:

La Palabra y las palabras.

Tag`s: libros, textos, palabra, palabras
La Palabra y las palabras.
Detalles para: iglesialourdes
Rango: Toxic 
Nivel: 48111 
Fecha: 2012-07-12
Autor: iglesialourdes
Aumentar + | Disminuir - | Ampliar Imagen
Éste habla porque es gratis, aquel habla sin pensar, el otro habla por boca de ganso…. Tantas veces tenemos la sensación de que las palabras son dichas sin ningún valor, que son algo que se lleva el viento sin mayores consecuencias. Todos tenemos que reconocer que en algunas ocasiones hablamos de más, que decimos cosas sin pensar y que muchas veces hubiese sido preferible callar. Pero hay algo todavía más grave: las palabras también tienen una fuerza capaz de construir o de destruir…

En la carta de Santiago se realiza una comparación interesante: Cuando ponemos un freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, dominamos todo su cuerpo. Lo mismo sucede con los barcos: por grandes que sean y a pesar de la violencia de los vientos, mediante un pequeño timón, son dirigidos adonde quiere el piloto. De la misma manera, la lengua es un miembro pequeño, y sin embargo, puede jactarse de hacer grandes cosas” (Sant. 3,5). Me parece muy iluminadora la comparación entre la lengua y el timón del barco. En ambos casos es impresionante como algo tan pequeño tiene un poder tan grande. Una palabra justa, dicha en su momento adecuado, puede ayudarnos a levantarnos, a encontrar una salida; puede ser un consuelo adecuado o un motor para seguir adelante. Por el contrario, una palabra hiriente puede destruirnos y dejarnos detenidos, puede provocarnos una herida difícil de sanar o un dolor que nos cueste mucho superar.

Es bueno que nos demos cuenta que todos tenemos ese poder enorme en nuestra boca. Lo más grave es no ser conscientes de esto, porque como dice la sabiduría popular nos volveremos como “mono con navaja”. El mono con navaja es peligroso porque tiene en su poder algo que no sabe manejar, que sin darse cuenta o sin “pensarlo” puede provocar grandes heridas. Así somos nosotros cuando no asumimos el poder que tenemos en nuestros labios. Las palabras son como espadas filosas y por eso será necesario que pensemos antes de hablar, que nos preguntemos si lo que diremos construye y sirve.

http://www.diplox.com/focolog/ima/b3a5e59c012fb8500a76f393f8459da2M901.jpg

Septiembre es tradicionalmente el mes de la Biblia. Un mes en que tenemos la oportunidad para reflexionar sobre el lugar de la Palabra de Dios en nuestra vida, una ocasión para crecer en nuestra cercanía a los textos sagrados. Pero por eso mismo, también es una invitación a que nos preguntemos por el valor y uso de nuestras palabras. Porque justamente la familiaridad con La Palabra nos permitirá enriquecer nuestras palabras.

Un pequeño relato de E. Galeano dice que había una mujer que tenía una falda inmensa, llena de bolsillos. De los bolsillos iba sacando papelitos y en cada papelito había una buena historia para contar, historias de vida y de crecimiento. Y en cada historia había gente que volvía a vivir. Y así ella iba resucitando a los olvidados y a los muertos. Hace algunos años hubo alguien que, contándome este cuento, me enseñó que esto era lo que teníamos que hacer con la Biblia. Los textos de la Escritura son palabras e historias que debemos atesorar en nuestro corazón como esta mujer guardaba papelitos en su falda. Para que algún día, como hacía ella, las podamos sacar y poner en juego. Y si lo hacemos bien, algo de vida estaremos sembrando a nuestro alrededor.

Si solamente escuchamos las palabras violentas y agresivas que muchas veces circulan a nuestro alrededor, tal vez eso mismo sea lo que salga de nuestros labios. Pero si nos animamos a acercarnos a las palabras de vida de la Biblia, quizá podamos tener palabras de bendición hacia los hermanos.

Que Dios nos ayude a todos los cristianos a crecer en familiaridad y cercanía con la Palabra de Dios, para que llenos de su amor podamos dar palabras de vida a los demás.

Que Dios los bendiga.
Padre Willy Carbó.
Septiembre 2009


Otras publicaciones de este usuario: