Categorias:

Ante la decisión de la Corte Suprema de Justicia sobre el aborto: Hablar claro de la vida, más necesario que nunca

Tag`s: noticias, ante, decisión, corte, suprema, justicia, sobre, aborto:, hablar, claro, vida, necesario, nunca
Ante la decisión de la Corte Suprema de Justicia sobre el aborto: Hablar claro de la vida, más necesario que nunca
Detalles para: PHO
Rango: Mystic 
Nivel: 182347 
Fecha: 2012-03-14
Autor: PHO
Aumentar + | Disminuir -
A partir de la sentencia interpretativa dictada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, respecto al artículo 86, inciso 2°, del Código Penal, sobre la no punibilidad del aborto, y a pocos días del Día del Niño por Nacer, la Argentina está de luto.

En efecto, no es difícil imaginar cuáles serán las consecuencias.

Basta tomar en consideración que, según la interpretación de la Corte Suprema, el mencionado artículo 86, inciso 2° se refiere a la no punibilidad del aborto en el caso de toda mujer –sea o no demente o idiota- que haya sido violada, sin necesidad de autorización judicial ni de prueba de la existencia de la violación, bastando tan solo una declaración jurada.

Además, si bien recomienda la Corte Suprema que los protocolos para la práctica de abortos no punibles en todo el país contemplen la objeción de conciencia de los profesionales, todas las instituciones de salud quedarían obligadas a atender los casos que se le presenten.

Resulta evidente, pues, que la resolución alentará a quienes, en el ámbito del Congreso Nacional, promueven proyectos de ley para despenalizar y legalizar el aborto en la Argentina, meta que algunos se han propuesto cumplir en este año de 2012.


Ante ese panorama, Para Hacerse Oír-Hablemos Claro
reafirma los principios inmutables en los cuales ha fundamentado la defensa del niño por nacer y destaca, una vez más, que no hay acto de mayor discriminación que decidir quién nace y quien no, de acuerdo al modo como ha sido concebido.
Como también recuerda que
el aborto tiene consecuencias gravísimas para la salud física y psicológica de la mujer al ser sometida a la experiencia más deshumanizante y traumática que se pueda sufrir, que se sumará al terrible trauma anterior de la aberrante violación.
(cfr. “El Derecho a la vida es el Primer Derecho Humano Universal a partir del cual tienen sentido los demás derechos -Respuesta frente al planteo del aborto como un derecho- Duelo obturado”, Lic. Araceli Ramilo Alvarez, in www.hacerseoir.org)

Al mismo tiempo, exhortamos a nuestros compatriotas a una oración reparadora y a una acción incesante en defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

Oración reparadora
pues el aborto voluntario constituye un grave desorden moral y “ninguna circunstancia, ninguna finalidad, ninguna ley del mundo podrá jamás hacer lícito un acto que es intrínsecamente ilícito, por ser contrario a la Ley de Dios, escrita en el corazón de cada hombre, reconocible por la misma razón, y proclamada por la Iglesia”.
(Cfr. Evangelium Vitae, 62C).

Acción incesante para siempre hablar claro, sin ceder al miedo ni hacer concesiones a costa de omisiones inaceptables, proclamando toda la verdad en defensa de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural.

Que la Virgen de Luján, nuestra Reina y Patrona, que en 1630 “ancló” en nuestra tierra, nos de fuerzas para cumplir fielmente nuestro deber.

Martín Viano
Lic. Araceli Ramilo Alvarez
Directores

A continuación, el texto completo del comunicado:

Ante la decisión de la Corte Suprema sobre el aborto
Hablar claro de la vida, más necesario que nunca
Como es de conocimiento público, la Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó hoy, por unanimidad, la sentencia del Tribunal de Justicia de Chubut de marzo del año pasado, autorizando a una joven de 15 años a la práctica del aborto después de haber sido violada por su padrastro.

El fallo, según la misma Corte, servirá de guía para la resolución de casos futuros y asegurará a toda mujer violada–“con independencia de la capacidad mental de la víctima”- el derecho a someterse a un aborto, conforme la interpretación dada al artículo 86, inc. 2 del Código Penal.

Si bien el Dr. Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema, declaró que el fallo no “abre ninguna puerta a la legalización del aborto”, resulta evidente que se ha fortalecido la postura de quienes afirman que el aborto no es inconstitucional y alentará a quienes, desde el Congreso Nacional, propugnan la despenalización y legalización del aborto en general.

Ante un panorama tan grave y a pocos días de que en el país se celebre el Día del Niño por Nacer, Para Hacerse Oír-Hablemos Claro exhorta a todos los que en la Argentina defienden la vida desde la concepción a una actitud de oración reparadora y acción incesante.

Oración reparadora pues el aborto voluntario constituye un grave desorden moral y
“ninguna circunstancia, ninguna finalidad, ninguna ley del mundo podrá jamás hacer lícito un acto que es intrínsecamente ilícito, por ser contrario a la Ley de Dios, escrita en el corazón de cada hombre, reconocible por la misma razón, y proclamada por la Iglesia”.
(Cfr. Evangelium Vitae, 62C).

Acción incesante para hablar claro siempre, sin ceder al miedo ni hacer concesiones a costa de omisiones inaceptables, proclamando toda la verdad en defensa de la vida humana desde la concepción hasta la muerte.

Defensa de la vida que Para Hacerse Oír-Hablemos Claro reafirma hoy, una vez más, resumiendo cuanto ha sustentado siempre:
1. La protección de los niños concebidos y no nacidos posee rango constitucional en nuestro ordenamiento jurídico a partir de la elevación a tal jerarquía, en el año 1994, de la "Convención sobre los Derechos del Niño". (Ley Nº 23.849, sancionada el 27 de noviembre de 1990), por lo cual ya no tienen cabida las excusas absolutorias contempladas en el Art. 86 del Código Penal, aprobado en el año 1921.

2. De 1921 a nuestros días el progreso de las ciencias fue notable, al punto que la Academia Nacional de Medicina afirmó, en una declaración del año 2004 que la existencia de vida humana desde la concepción es un hecho científico con demostración experimental y que no se trata de un argumento metafísico o de una hipótesis teológica. (Declaración sobre el aborto provocado, aprobada por el Plenario Académica en su Sesión Privada del 28 de Julio de 2004).

3. Por la misma razón, la Academia ratificó en el año 2010 que es inaceptable “terminar deliberadamente con una vida humana incipiente”. Más aún sostuvo que “representa un acto en contra de la vida” cuando la “la única misión de un médico es proteger y promover la vida humana, nunca destruirla”, convicción que “está guardada en la cultura mundial y muy notablemente en el juramento hipocrático” que incluye el compromiso de no “aplicar a las mujeres pesarios abortivos”. (Declaración del 25 de octubre del año 2010 en la declaración “La ética y el juramento médico defienden al niño por nacer y toda vida”).

4. No hay acto de mayor discriminación ni de mayor violencia que decidir quién nace y quién no. Legitimar el aborto, por cualquier razón que fuera, significa, pues, propiciar una concepción reduccionista de los derechos humanos, según la cual los niños pueden nacer o no conforme hayan sido concebidos. Pero entonces cabe preguntarse: ¿Qué culpa tienen los niños? ¿Son menos niños que otros por la forma en que fueron concebidos en el seno materno? De ninguna manera, porque el derecho a la vida es sagrado e inviolable en cada momento de su existencia y, por lo tanto, negar ese derecho es negar todos los derechos que, precisamente, tienen sentido desde el primer instante de la concepción.

5. Deben tenerse en cuenta las consecuencias que el aborto tiene para la salud física y psicológica de la mujer al ser sometida a la experiencia más deshumanizante y traumática que se pueda sufrir, que se sumará al terrible trauma anterior de la aberrante violación. Experiencia que desata en la madre un proceso de duelo, muy doloroso, sumamente difícil de resolver por parte de quien ha tenido participación directa en la muerte de su propio hijo. Duelo que volverá una y otra vez, con manifestaciones psíquicas y físicas graves como consecuencia de la culpa que no pudo ser elaborada. (cfr. “El Derecho a la vida es el Primer Derecho Humano Universal a partir del cual tienen sentido los demás derechos -Respuesta frente al planteo del aborto como un derecho- Duelo obturado” in www.hacerseoir.org)

6. Finalmente, recordemos que la madre y el hijo son, en toda circunstancia, dos sujetos de derecho a los cuales hay que proteger desde el momento de la gestación, de manera integral, brindándoles atención en el área físicopsicológica, así como social y económica, como también trabajando el vínculo madre- hijo desde un inicio y, en los casos extremos en que este vínculo no se pueda dar, favoreciendo la adopción, pero nunca la muerte de un ser inocente.

Martín Viano
Lic. Araceli Ramilo Alvarez
Directores


Otras publicaciones de este usuario: